Apiterapia
(0 votos)

El "milagro" de la apiterapia

La apiterapia es una técnica 100% natural que consiste en la administración en pequeñas dosis de apitoxina (veneno de abeja) para paliar, e incluso erradicar, dolencias de carácter autoinmune y/o degenerativo de manera totalmente natural sin efectos secundarios adversos, salvo en los casos de personas con intolerancia a la apitoxina en los que no se puede ejercer esta técnica.

La apitoxina contiene muchas sustancias beneficiosas para el organismo humano, como la Apamina, eficaz supresora del dolor con extraordinarias propiedades antiinflamatorias, euforizantes y antigénicas, que inducen a la producción de cortisona. Por sus efectos neuronales, puede tener efectos beneficiosos para casos de depresión y demencia. La fosfolipasa A2 es otro compuesto presente en la apitoxina con efectos antitumorales y radioprotectores, o el péptido 401 con gran poder antiinflamatorio.

La melitina actúa sobre el sistema inmunológico corrigiendo ataques de anticuerpos en las articulaciones, y se ha mostrado muy eficaz en enfermos de VIH dando resultados muy positivos. A diferencia de los fármacos que se emplean para combatir el VIH, que impiden que este se reproduzca pero no lo matan, la melitina ataca directamente al núcleo de su estructura y lo extermina sin efectos secundarios adversos. La melitina se emplea también para el combate de tumores, dando como resultado una disminución de un 88% en el tamaño del melanoma.

"No es algo milagroso, pero lo parece"

La apitoxina se utiliza como método natural, complementario o alternativo, para el alivio sintomático de reumatologías y otras afecciones articulares gracias a sus excepcionales propiedades antiinflamatorias, antitumorales y analgésicas.

Historia

Fue Hipócrates, el padre de la medicina, quien desveló la importancia de la apiterapia para combatir enfermedades autoinmunes, crónicas y degenerativas, y en la actualidad, avanzados estudios médicos han demostrado los beneficios de esta técnica.

Aunque mucho antes, en el antiguo Egipto, Grecia y China ya se tenían conocimientos sobre las beneficiosas propiedades del veneno de abeja y algunos escritos cuentan sobre la cura de gota de Carlomagno o el dolor articular de Iván el Terrible mediante la picadura directa de abejas.

La apiterapia se aplica en todo el mundo como una forma de técnica natural alternativa, destacando en este campo el Dr. Theodore Cherbuliez, médico psiquiatra estadounidense de origen suizo y presidente de la American Aphiterapy Society, que confirma después de muchos años de investigación la alta eficacia del veneno de abeja para combatir innumerables dolencias. De su experiencia resalta lo beneficiosa que ha resultado esta técnica en algunas patologías que no han encontrado solución por la vía tradicional.

El Dr. Theodore Cherbuliez no rechaza la existencia de los antibióticos pero no comparte su forma de uso. Afirma que los productos extraídos de la abeja y su panal tienen muchas más propiedades beneficiosas por ser cien por cien naturales, no siendo así en los anticuerpos creados en laboratorios en los que se ha demostrado que existe gran tóxicidad para el organismo.

Evolución de la Apiterapia

La medicina tradicional (alopática) parece encontrarse con medicinas alternativas (naturales) de la mano de algunos médicos como el Dr. Stefan Stangaciu, que en su trabajo con pacientes de cancer observaba como aquellos que estaban acudiendo a sesiones de apiterapia experimentaban una extraordinaria mejora en su enfermedad. Esto le llevó a investigar con profundidad en esta técnica y descubrió que la colmena es una fantástica farmacia natural, donde la abeja es la proveedora de sustancias con increibles propiedades, todas muy beneficiosas para el organismo humano.

 

Una eficiente terapia contra el dolor

Gracias al poder antiinflamatorio y calmante de la apitoxina, la apiterapia puede considerarse una técnica natural muy efectiva contra el dolor. Los beneficios de la práctica apiterapéutica son progresivos y paliativos, e incluso hacen desaparecer en su totalidad la dolencia en muchos casos.

Estas son algunas de las patologías en las que se puede aplicar la apiterapia con éxito:

  • Reumatología: Atrosis, artritis, gota, artritis reumatoide en todos su campos, …
  • Neuropatías periféricas: Hernias discales, ciática, síndrome del tunel carpiano, …
  • Osteomuscular: Fibromialgias, tendinopatías, codo de tenista, dolor crónico muscular, lumbago y esguinces crónicos, entre otros.

Aplicación de la apiterapia

La técnica apiterapéutica ha de ser siempre aplicada por un profesional titulado y especializado. Un buen especialista debe saber combinar la técnica de la acumpuntura corporal con la punción de veneno de abeja (apipuntura) y conocer la dosis exacta que debe aplicar en cada caso concreto (persona y dolencia) junto con un profundo conocimiento anatómico.

Para que en un sujeto pueda aplicarse esta técnica ha de seguir unas pautas previas.

Prueba alérgica

En la fase previa al inicio de la primera sesión se realiza una prueba de alergia. Por regla general hay muy poca gente alérgica a la apitoxina, y además en las primeras sesiones se administra una mínima cantidad para observar posibles reacciones adversas, pero aun así es imprescindible realizar esta prueba para evitar riesgos que puedan traer graves consecuencias. Tan solo con un análisis de sangre (prueba de alergia IgE específica para el veneno de abeja) sabremos en pocos días si es posible iniciarla o no.

Inicio de las sesiones apiterapéuticas

Si el resultado de las pruebas de alergía resulta negativo, tendremos la seguridad que no conllevará ningún riesgo ni tendrá efectos secundarios, por lo que procederemos a realizar la primera sesión con una breve picadura indirecta. Esto nos indicará la reacción del organismo a la apitoxina y nos permitirá conocer las dosis a administrar en función a su tolerancia

En dependencia del tipo de dolencia y tolerancia a la apitoxina que tenga cada persona, se elabora un programa de seguimiento que trazará la evolución de la sintomatología y las dosis a administrar en cada fase. No hay dos dolencias iguales, ni todos los organismos responde de igual forma, por lo que el seguimiento de cada persona debe ser completamente personalizado y supervisado por un profesional cualificado.

Preguntas Frecuentes

¿Duele la picadura de abeja?. La picadura de abeja tan solo molesta durante unos 10-15 segundos. Posteriormente a la picada puede aparecer una ligera molestia y picor.

¿De cuántas sesiones consta la terapia?. Esto dependerá de la patología y evolución de cada persona. En una fase de inicio realizaremos una sesión por semana, y según su evolución determinaremos un calendario de sesiones distanciadas.

¿En las sesiones de apiterapia se aplica sólo apitoxina?. La técnica de la apiterapia no sólo consiste en la utilización de la apitoxina sino en la combinación con los productos naturales de la colmena, como el polen, la jalea real o el propóleo. Una combinación 100% natural que beneficiará en todos los sentidos a nuestro organismo.

Visto 1897 veces

Medios

Beneficios de la apiterapia por el Dr. Stefan Stangaciu

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Patologías crónicas tratadas con éxito

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación en este sitio. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información