(0 votos)

El secreto de belleza mejor guardado

La apiestética es el tratamiento de belleza que utiliza productos 100% naturales y ecológicos derivados de las abejas, como son la miel, la jalea real, el propoleo y la apitoxina (veneno de las abejas) con excelentes propiedades antisépticas, nutritivas y regeneradoras de la piel.

Desde hace años la industria cosmética persigue usar la apitoxina como bótox natural por su alta eficacia en la regeneración de la piel, sin efectos adversos para la salud. Se ha comprobado que al aplicar apitoxina, la piel produce de forma natural, más colágeno, aumentando su elasticidad y mejorando la circulación sanguínea, reduciendo con esto considerablemente las arrugas de la piel en las zonas tratadas.

Tratamiento apiestético

Zonaterapia se une al mundo de la apiestética para ofrecer  un tratamiento exclusivo mediante micropicadas indirectas que estimulan la producción de ácido hialurónico del organismo y la activación de principios bilógicos vinculados a la renovación celular que permite la disminución de los pliegues y manchas de la piel por una mayor absorción de colágeno, elastina, vitaminas, minerales y aminoácidos.

Resultados

  • Rejuvenecimiento de la piel por bioestimulación con  Jalea Real 100% pura (efecto células madre).
  • Disminución de manchas en la piel.
  • Incremento de la producción natural de ácido hialurónico por acción exclusiva de la hialuronidasa.
  • Disminución de los pliegues o arrugas (efecto Anti Age).
  • Mejora de la elasticidad del rostro por incremento de la microcirculación sanguínea y de aporte directo de colágeno.
  • Incremento de la sensación de hidratación y desaparición de aspecto de rostro cansado.

Aplicación de la apiestética

La técnica apiestética ha de ser siempre tratada por un profesional titulado y especializado en esta terapia. Un buen profesional debe conocer la dosis exacta que tiene que aplicar en cada caso concreto (tipo de piel y zona corporal a tratar). Para poder someterse a un tratamiento apiestético es necesario seguir las siguientes pautas:

  • Prueba alérgica

    En la fase previa al inicio del tratamiento se realiza una prueba de alergia. Por regla general hay muy poca gente alérgica a la apitoxina, y además en las primeras sesiones se administra una cantidad muy pequeña (micropicada) para observar posibles reacciones adversas, pero aun así es imprescindible realizar esta prueba para evitar riesgos que puedan traer graves consecuencias. Tan solo con un análisis de sangre (prueba de alergia IgE específica para el veneno de abeja) conoceremos en pocos días si es posible iniciar el tratamiento o desestimarlo.

  • Inicio de las sesiones

    Si el resultado de las pruebas de alergía resulta negativo, tendremos la seguridad que el tratamiento no conllevará ningún riesgo ni tendrá efectos secundarios, por lo que procederemos a realizar la primera sesión con breves micropicadas en una zona concreta. Esto nos indicará la reacción de la piel a la apitoxina y nos permitirá conocer las dosis a administrar en función a su tolerancia.

  • Tratamiento

    En dependencia al tipo de piel y tolerancia a la apitoxina que tenga cada persona, se elabora un programa de seguimiento que trazará la evolución del tratamiento y las dosis a administrar en cada fase. No todas las personas responden de igual forma al mismo tratamiento, por lo que el seguimiento debe ser completamente personalizado y tratado siempre por un profesional cualificado.

Apicosmética, el veneno de la abeja se convierte en el elixir de la eterna juventud: Ver atículo en el diario Marca.
Visto 879 veces Modificado por última vez en Jueves, 22 Junio 2017 16:19

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación en este sitio. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información